RSS Feed

julio, 2015

  1. Último día de viaje. 10/07/2015

    julio 11, 2015 by Iván Aguado

    Esa tarde tomamos un tren desde Madrid a Málaga para poder acompañar a los alumnos en su última etapa del viaje. Cuando llegamos al puerto de Fuengirola Juan Carlos Álvarez, impulsor del proyecto Bitácora desde sus inicios, Luis Miguel Dominguez, naturalista reconocido con presencia en distintos medios de comunicación, Juan Tinahones, director de GSD Moratalaz y yo, nos encontramos con dos de los alumnos que nos esperaban exaltados y deseando enseñarnos todos los recovecos del barco. Andrea no paraba de repetir que era la experiencia de su vida y nos impactaron las palabras de Sara al recibirnos en el barco; “profe, esto sí que es aprender”.

    PBitacora1Como buenos anfitriones, los alumnos nos invitaron a un refresco que sacaron de la minúscula nevera de la cocina del barco. Una vez en la “bañera” de cubierta, los alumnos nos contaron algunas de sus aventuras del viaje mientras Miruna y el patrón terminaban de remendar la vela del barco. En ese momento fuimos conscientes del potencial educativo del proyecto y de que este viaje les iba a cambiar la vida a todos los que habían tenido la suerte de participar en él.

    Como no podía ser de otra forma, esa noche cenamos en el puerto de Fuengirola pescado frito y berenjenas con miel. La noche acabó como acaban todas las noches de puerto de mar, perdiendo la vergüenza y la voz en un Karaoke.

    Al día siguiente embarcamos para emprender la última etapa de nuestro viaje de Fuengirola a Málaga. Ese día no hubo suerte y no vimos cetáceos, pero pudimos disfrutar de la experiencia de pasar unas horas navegando a motor y a vela, y de darnos un baño en alta mar.
    conceUna vez en el Puerto de Málaga nos recibió el Concejal de Medio Ambiente de la Ciudad, Raúl Jiménez Jiménez, con quien compartimos anécdotas del viaje y algunas impresiones sobre la situación de conservación del Mar Mediterráneo. El Concejal nos invitó a conocer el Museo Alborania del Aula del Mar de Málaga que está junto al puerto, donde pudimos observar de cerca reproducciones de algunas de las especies que los alumnos habían podido ver en directo, como las distintas especies de delfines y tortugas marinas.

    Ahí terminó nuestra breve aventura. Al llegar a Madrid nos esperaban todas las familias, Paco Bouzas y Javier Barrero de la Fundación GSD. Nuestras caras de satisfacción lo decían todo.

    ¡Muchas gracias a todos por esta experiencia única! ¡Esperamos reencontrarnos con vosotros en algún lugar en la tierra, o quién sabe, quizás en el mar!

     

    Marta López Abril

    Responsable del Departamento de Medio Ambiente de Gredos San Diego

     


  2. Día 4. 07/07/2015

    julio 7, 2015 by Iván Aguado

    Dormimos en Marina Smir, Marruecos, y nos despertamos con un lío inmenso de horas, ya que en el día anterior no nos coordinábamos muy bien para saber a qué hora habíamos quedado con los taxis nos llevarían a ver Tetuán, unos  decían a las 11 de la  mañana hora española, y otros decían que habíamos quedado a las 11 pero de hora marroquí, con lo cual, nos decantamos por creer que la hora que nos habían dicho era de hora marroquí, y no la española.

    8Tetuán es… ¡Una pasada! Nos encantó a todos un montón, fuimos con un guía de allí, el hombre que nos consiguió los taxis para ir, y desde donde aparcamos, fuimos andando por todas las calles de la medina, paseando por sus calles blancas, y viendo el día a día de toda la gente que vive allí, sus oficios, sus entretenimientos, y sus obras  de arte, etc… Halib, el guía, nos diferenció las casas de los más ricos, y de los más pobres, explicando que las casas de los más adinerados eran las que tenía la fachada con un mosaico antiguo, mientras las casas más pobres habían cambiado esos mosaicos por uno más moderno. En las calles había muchísimos gatos, con sus crías, y se mantienen con la comida y el agua que la gente les pone en la calle.

    A las tres volvemos al barco, donde nos espera Víctor, alias ‘El Palmera’, y listos ya con los papeles hechos y los pasaportes en regla, nos disponemos a salir a cruzar el estrecho dirección el puerto de Sotogrande. Casi empezando nuestro camino, nos encontramos con tremendo, enorme, inmenso, impresionante, grupo de delfines, que nos rodean el barco entero a varias centenas de metros a la redonda. Nunca habíamos visto un grupo de delfines tan grandes, ya que podría ocupar unos 300 ó 400 individuos. En seguida hemos sacado las cámaras, nos hemos puesto como siempre en la proa del barco, y maravillados todos, hemos gozado de momentos con grupos de delfines enormes y de impresionantes saltos a pocos metros de distancia.

    Llegados una vez a Sotogrande, provincia del maravilloso Cádiz, hemos puesto nuestro barco al lado del control de los pasaportes, y 7como locas, las chicas del barco nos hemos puesto a cantar y a brincar por el barco, con tanta suerte que Miruna y yo casi nos caemos al agua. A pesar de que el puerto es de los mejores, hemos tenido la tan buena suerte de romper y tirar al agua, el noray que nos une con la tierra, que nunca pensaríamos que eso se podría romper de donde  está.

    Y finalizamos así, una buenísima jornada de viaje y aventuras, con los mejores compañeros que se pueden tener.

     

    Srta. Aguilera

    GSD Las Suertes


  3. Día 3. 06/07/2015

    julio 6, 2015 by Iván Aguado

    Hoy ha sido nuestro tercer día y como siempre nos despertamos al ritmo de ese CD que tanto nos gusta. Con el desayuno nos llenamos de energía pues nos esperaba un gran y largo día para el que nos preparamos con mucha biodramina ya que las experiencias de días anteriores sin ella no habían sido demasiado buenas para algunos.

    Nos tocaba cruzar el Estrecho y, una vez preparados para la idea que nos habíamos creado de este lugar lleno de aventuras por el que debimos cruzar para llegar a nuestro destino, partimos de Estepona nada más y nada menos que a las 10:00 de la mañana dispuestos a vivir una nueva aventura.

    El mar comenzaba más plato que nunca, y aunque  esperábamos un mar revuelto repleto de olas grandes, espuma y movimiento, para sorpresa de todos, hasta del patrón, el Estrecho se comportó como las aguas de cualquier cala durante el resto de trayecto. Esto al principio nos desilusionó un poco pero finalmente nos dimos cuenta que esto sería una gran ventaja a la hora de los avistamientos.

    Nuestro primer avistamiento fue un pequeño grupo de delfines comunes que jugaron algo con nosotros, una pequeña aproximación que nos animó e hizo que nuestros turnos de avistamientos fueran más intensos y de esta forma no dejar escapar ninguna especie de cetáceo más grande que se nos pudiera cruzar por delante. Aunque ya teníamos muy vistos a los delfines no dejaban de sorprendernos y encantarnos, fue un poco más tarde cuando nos encontramos de golpe y porrazo con un inmenso y juguetón delfín común con el que lo pasamos como niños pequeños y al que tomamos por nuestro modelo durante un buen rato.

    Después y para nuestra sorpresa avistamos un par de tortugas bobas a las que no pudimos ver de muy cerca pues la Zodiac no estaba preparada.

    Antes de llegar a Marruecos y con la ilusión de pisar un continente nuevo para muchos de nosotros, avistamos un pequeño grupo de delfines listados aunque estos no eran tan amigables como los comunes.

    IMG_3389Atracamos en Marruecos, una ciudad aparentemente poco habitada. Lo hicimos en un puerto de una zona “pija” para ellos. Nuestras dos primeros nuevos amigos se presentaron allí ante nosotros, y, con ellos empezamos nuestros primeros chanchullos en Marruecos tras los que siguieron unos largos minutos de espera y documentación. Llego la hora de las duchas, bajo un agua fría con intrusos que seguro que nunca olvidaremos, fue todo una aventura.

    Cuando pudimos cenar, pues tuvimos que adaptarnos al horario marroquí durante el ramadán en el que se encontraban, fuimos a un restaurante en el que comimos pizza, té moruno y shawarma, al lado del barco.

    Terminamos y como al parecer durante el
    saras ramadán la vida en Marruecos se lleva a cabo durante la noche, disfrutamos de unashoras jugando a pueblo duerme y lobo en las que sacamos todos nuestros trapos sucios y risas. Antes de ir a dormir, sintiéndonos como en la peli Solo en casa preparamos todas las trampas posibles para evitar la posible invasión de nuestro tan accesible barco en el puerto marroquí en el que dormimos como niños bajo la protección de nuestro guardián privado.

    Sara

    GSD Moratalaz


  4. Contaminación en el Mediterráneo

    julio 5, 2015 by Iván Aguado

    Durante nuestro segundo día de viaje salimos a navegar a altas profundidades y nos sorprendió encontrarnos con tantos desechos, sobre todo en zonas en las cuales confluían corrientes marinas.

    El hecho de encontrarnos tanto plástico en zonas tan alejadas de la costa, en las que hay tanta diversidad marina nos hizo pensar sobre el impacto de nuestras acciones sobre el ecosistema.

    1Para ser concretos, el tercer día hicimos un avistamiento de tortugas marinas (Caretta caretta) de gran tamaño y diversos tonos. Fue un momento sorprendente hasta que siguiendo a la tortuga nos cruzamos con manchas de suciedad sobre la superficie del agua.

    Las industrias pesqueras han existido durante siglos, pero nunca han sido tan invasivas como en la actualidad. Esto tiene repercusiones tanto en los seres vivos como en su ecosistema.

    El incidente de la tortuga nos hizo pensar que si mas personas tuvieran la oportunidad de 2poder  ver a todos esos seres maravillosos (ballenas, tortugas, delfines) en su medio natural y no atrapados en estructuras con el único objetivo de entretenernos, se darían cuenta de que lo que están destruyendo es real, y que nuestra impacto sobre el planeta es mayor del que nos imaginamos.

     

     

    Miruna y Andrea

    GSD Moratalaz y GSD Alcalá


  5. Día 1. 04/07/2015

    julio 4, 2015 by Iván Aguado

    Hoy a primera hora estábamos todos preparados en Atocha para coger el AVE sin todavía hacernos a la idea de lo que nos tocaba vivir, se nos veía en las caras las ganas y la ilusión con la que íbamos a emprender este viaje.

    Después de un buen viaje y un paseíllo (por cortesía de Palmera, que no nos vino a recoger) conseguimos, al fin, llegar al puerto y embarcar. Nos montamos y nos fuimos rumbo hacia Marbella.

    Nada más comenzar con la expedición vimos un animal marino, para mí un tanto extraño, el cual no había tenido nunca la oportunidad de verle. Se trataba de un marrajo, parecido a un tiburón pero pequeño (1m aprox.) y de un color bastante oscuro.

    El otro avistamiento que hemos tenido hoy ha sido de un grupo de delfines (7-9 aprox.) y entre esos 2 crías. Ha sido una experiencia fantástica, fijándome en mis compañeros pude ver las caras de emoción que tenían y no faltó la típica frase de ¡Ay! no me lo puedo creer, qué monosss”. Javi y yo, nos encontrábamos en la proa del barco, alucinados al igual que todos nuestros compañeros por el hecho de poder verlos tan cerca. Ese grupo se trataba de delfines mulares (Tursiops truncatus) y eran IMG_5621esquivos, es decir, no se les veía con intención de interactuar con nosotros. Lo intentamos un par de veces pero no más porque aprendimos que para poder realizar un buen y correcto avistamiento es necesario seguir dos leyes que son: la primera, y más importante, es molestar a los animales lo menos posible y la segunda es tener mucha paciencia.

    De momento el primer día ha sido fascinante, esperemos que esto sea así lo que nos queda de viaje.

    Nacho Ruíz

    GSD El Escorial


  6. Fin de semana en Sendas del Riaza

    julio 2, 2015 by Iván Aguado

    Los alumnos seleccionados participaron en un fin de semana formativo durante el 23 y 24 de mayo en el albergue de Sendas del Riaza, donde asistieron a ponencias para complementar los contenidos que se trabajarán durante la navegación del 4 al 10 de julio. Además estas jornadas sirvieron para que los alumnos se conociesen ya que proceden de distintos centros: tres alumnos de Moratalaz, dos de Alcalá, uno de Buitrago y otro de Las Suertes. El grupo se cohesionó desde el principio y participaron muy activamente durante toda la formación. 12Las sesiones versaron sobre fotografía, ecología marina, navegación, cetáceos, astronomía, historia mediterránea y mitología. Además se complementó con actividades más prácticas como un taller de nudos, fotografía y observación astronómica.

    Las conclusiones has sido muy positivas por parte de los alumnos y los profesores que ya están deseando comenzar con la singladura.


  7. Proyecto Bitácora

    julio 2, 2015 by Iván Aguado

    El Proyecto Bitácora recoge todas las ideas y contenidos expresados en la entrada anterior gracias a una aventura de una semana por el mar de Alborán a bordo de un velero con capacidad para 12 personas (un patrón-organizador, un profesor y diez alumnos), en el que se realizarán la mayoría de las actividades programadas. Antes del viaje se desarrollará un fin de semana formativo y convivencial que explicaremos en la siguiente entrada.

    El proyecto se ha expuesto a alumnos de Bachillerato y Ciclos Formativos de todos los colegios Gredos San Diego y para participar tuvieron que realizar un trabajo sobre “Las Columnas de Hércules” en el que se valoraron la originalidad, presentación y contenidos científicos, mitológicos e históricos. El jurado lo compusieron representantes del Oceanografic, del CENEAM, de ADEAC, de la Fundación Gredos San Diego, del Área Pedagógica y de Responsabilidad Social de la Cooperativa Gredos San Diego y Luis Miguel Domínguez como naturalista. Además la Fundación Gredos San Diego se ha implicado especialmente ayudando a las familias económicamente dotando a todos los alumnos participantes con becas del 50%. Tras el fallo del jurado, el grupo lo conforman tres alumnos de Moratalaz, tres de El Escorial, dos de Alcalá, uno de Buitrago y otro de Las Suertes.Cetaceos.2008-07-04_19_12_52 - copia

    El grupo se embarcará el 4 de julio en el Puerto Deportivo de Málaga en un velero Bavaria 49 durante una semana con el objetivo de, si el tiempo lo permite, cruzar el Estrecho de Gibraltar y visitar la ciudad de Tetuán. Durante el día se harán transectos para maximizar el avistamiento de cetáceos y recogida de datos, que se enviarán al Oceanographic. Los alumnos deberán hacer turnos de limpieza, estiva y cocina, así como de observación de cetáceos. A la caída de la tarde nos acercaremos a distintos puertos como Benalmádena, Estepona o Marbella para pernoctar.


  8. Chispa

    julio 2, 2015 by Iván Aguado

    Los sueños nos muestran universos increíbles y la voluntad nos obliga a salir de la rutina para hacer posibles estos sueños. Así comenzó todo, una conexión entre los dos hemisferios cerebrales; el izquierdo más científico y racional, quería conocer, entender y acercarse al estudio de la naturaleza; mientras, el derecho, imaginativo y mágico, quería vivir una aventura única, trepidante y original. Y así, de una sinapsis entre ambos mundos surgió el Proyecto Bitácora.

    Son momentos difíciles para la conservación de nuestro planeta: el calentamiento global, la inestabilidad de los frágiles ecosistemas marinos, las emisiones de gases contaminantes que aumentan año tras año, la  pérdida de biodiversidad y las desigualdades en el reparto de los recursos del planeta generan una brecha social prácticamente insalvable. Por ello, como educadores, tenemos la obligación de conseguir que las siguientes generaciones crezcan con una conciencia y responsabilidad tanto social como medioambiental. Mediante este proyecto intentamos que los participantes conozcan el funcionamiento de los ecosistemas marinos para que entiendan la importancia de su conservación.

    Vivimos en una sociedad precipitada: cuando buscamos información obtenemos miles de resultados en menos de un segundo, tenemos millones de teras de datos a un clic y nuestros medios de transporte son cada vez más rápidos. Esta inmediatez ha restado importancia al trayecto, al ir y al regreso. Por eso queremos que el Proyecto Bitácora no sea un viaje más. Queremos que sea un viaje en el que recorrido sea tan importante como el destino. Queremos hacer de cada minuto un instante único e irrepetible.Cetaceos.2008-07-02_11_51_46

    Así como Julio Verne, Emilio Salgari o Jack London nos regalaron fronteras desconocidas a cada paso de página, siempre con un destino por descubrir, que nunca era el final sino una etapa más; nosotros nos adentraremos en el gran azul, el medio perfecto para que afloren las sensaciones de todo espíritu aventurero. Y allí, rodeados por la inmensidad del mar  y aislados de la civilización, recuperaremos el viaje como aventura.